Una luz

Si de esa luz en la que tú estás me llegara

aunque sólo fuera un haz,

el abismo se cerraría para vivir,

aun conociendo la muerte.

El dolor dejaría a un lado la ira,

convirtiéndola en fuerza,

aun conociendo la muerte.

La tristeza de mi semblante

se transformaría al ver en mis ojos

el reflejo de tu luz,

aun conociendo la muerte.

Y de ese rostro desfigurado

se desdibujaría el abismo,

el dolor y la tristeza

para dibujar sobre él tu sonrisa.

 

Madre de Jorge

Más textos